Ecudos y la huelga de los trabajadores

Fotomontaje: PlanV

En julio 2013 estalló una huelga de cientos de trabajadores del ingenio azucarero Ecudos, ubicado en La Troncal, provincia de Cañar. Era uno de los mayores ingenios azucareros del país que pertenecía al grupo Isaías, pero el Estado lo embargó en 2008 para cobrar una deuda millonaria a los exdueños de Filanbanco.

La desaparecida Agencia de Garantía de Depósitos (AGD) se hizo cargo de la empresa. Con su extinción pasó a un fideicomiso. El 14 de septiembre de 2011, el Estado vendió el 70% de las acciones al grupo peruano Gloria.

La huelga de los trabajadores en julio y agosto de 2013 se extendió por varios días en reclamo de sus derechos laborales, entre ellos uniformes, afiliación al Seguro Social para las personas que ingresaban a laborar en los seis meses que dura la zafra y un aumento salarial, así como el pago de utilidades. En total, el Comité de Empresa pedía 17 puntos al Grupo Gloria.

A finales de julio, los trabajadores quemaron llantas y bloquearan el ingreso al ingenio con tractores y remolques usados para transportar la caña de azúcar. Llegó la Policía que detuvo a tres personas y los trabajadores reportaron además 10 heridos, entre ellos mujeres.  

Ricardo Noboa, abogado del Grupo Gloria, señaló que el pago de utilidades pendientes correspondía del 2004 al 2008, pero que estos rubros deben ser asumidos por el Estado ecuatoriano, a través del fideicomiso AGD-CFN No más Impunidad. Eso porque el consorcio Gloria recién había adquirido las acciones de la azucarera el 4 de octubre del 2012. Por ello, la deuda la asumió el Estado y en febrero de 2014, el Gobierno se comprometió a pagar 1,8 millones a los trabajadores.

El Gobierno también prometió a los trabajadores asignarles el 30% del paquete accionario si se organizaban. Pero finalmente se les ofreció el 12,4%, de las acciones a través de un crédito de la Corporación Financiera Nacional. Pero eso no se ha concretado hasta la fecha y el 30% de las acciones sigue en manos del Estado. Plan V solicitó entrevistas a la CFN y con el directorio del fideicomiso, pero ningún pedido ha sido respondido.

En 2014, el exasambleísta Cléver Jiménez denunció una sobrevaloración de Ecudos. Dijo que la empresa fue valorada en 249,5 millones de dólares en 2010 y luego hubo un descuento del 20% hasta que su precio quedó en 199,6 millones. Tres años después la empresa costaba 407 millones. Afirmó que esa valoración perjudicaría a los trabajadores pues “deberán pagar más de lo que Gloria pagó por el 70%”.